include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for El espejo de las pasiones by , available in its entirety at Smashwords

Agustin Villacis Paz

EL ESPEJO DE LAS PASIONES

Smashwords 2018

©Agustín Villacis Paz

Dirección Editorial: Agustín Villacis Paz

Diseño de la portada: SelfPubBookCovers.com/RLSather

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio electrónico o mecánico, foto óptico, o cualquier otro sin la autorización escrita del autor.

Todos los derechos reservados.

Este libro de poemas y relatos es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son producto de la imaginación del autor o se usan de forma ficticia. Cualquier parecido con personas, vivas o muertas, eventos o escenarios es puramente casual.

Este volumen reúne una colección de los mejores poemas de amor, social e intimista escritos por Agustin Villacís que marcan su primera etapa como escritor y poeta, entre 2014 y 2017. El conjunto de poemas incluidos en, Canto de gratitud, transportan al lector a sumergirse en un sueño interior y descubrir su espiritualidad.

Además, el libro es una recopilación de relatos que lo invitarán a ser testigos de la historia de un asesino en serie en Venecia en el relato, El Espejo de las pasiones o a sentir la vida de los emigrantes en las calles de los Ángeles en el relato, Las calles de Skid Row

Un hombre que tiene Alzheimer, dos hermanos y la historia de amor por su perro, un emigrante que muere esperando juntarse con su familia, son varios de los cuentos y relatos incluidos en este libro.

Tabla de Contenido

Poesía de Amor

Destierro de un amor

El Paraíso de tu aliento

Sus miradas me bastan

Cenando con mentirosos

Amor eterno

Amor del alma

Pasiones desbocadas

Amor de amanecer

Enamorado de mi alma

Despedida

Adiós

Noches tuyas

El sello de tu mirada

Perdón y esperanza

Luz de estrella muerta

Sonrisas sobre las lágrimas

Sueños escritos sobre la luna

Poesía Social

Soñador

Forzado a volar

Rumbo al norte

Deportado

Hijos del siglo 21

Primer día

Poesía Intimista

Dádivas

Pregúntale al viento

Corrientes

Señor

Fragata

Vuelo de gaviota

Sigue navegando

Mirada de hombre

Inmortal

Un agujero en el cielo

Marzo en carolina

Remanso de atardecer

Enamorado de mi silencio

Oración

Grito desesperado

Si pudiera vivir la vida de nuevo

Espuma de mar

Refugio

Canto de gratitud

A las estaciones

A lo absurdo

A los niños

Al viento

A la amistad

A la esperanza eterna

A la eternidad

A la diversidad

A la paternidad

A la soledad

Al trabajo

Al amanecer

A los errores

Relatos

Al otro lado del mar

Cenando con mentirosos

La niña y el señor sol

Viaje, sueño y embarazo

Las calles de skid row

El espejo de las pasiones

Una milla

Un perro pastor alemán llamado tony

Traje, corbata, galletas y recuerdos

Agustín Villacis Paz

También de Agustín Villacis Paz

Poesía de Amor

Destierro de un amor

Me destierro en el fuego de tus palabras,

sin poder entender el lenguaje de tu piel,

acordono el lienzo de tu cuerpo

a un camino polvoriento,

donde tus manos lloran

sin lágrimas, solo lloran.

Tú naces del polvo de una nube pasajera,

que anclo en un huerto frente al sol,

y sembró música en la retina de una vida.

Escondo mi mirada,

en el oasis de tu cielo,

y tu grito,

se hace historia

se eterniza en un lienzo.

Cuando miro tu rostro,

veo rosas sembradas en el balcón de tu mirada,

y tus labios sangran el deseo efímero.

El paraíso de tu aliento

En el abismo del tiempo,

el sol de tu verano se marchó,

a una distancia fijada en los sueños de tu viento,

en la nave de un otoño, tu voz, se escuchó.

Más allá de tu propio infinito,

dibujaste las letras de tu canto,

y el cosmos miro atónito

las lágrimas escritas en tu llanto.

En el acantilado de tu sonrisa,

guardaste el cofre de un amor

y el mar trajo frente a ti la brisa,

de un beso suspendido y su clamor.

En el punto final de tu partida,

escuchaste mi última plegaria

aquella que te dio mi despedida

y le pidió al cielo te sonría.

Muy arriba se abre una ventana,

esculpiendo suspiros en el viento

como el agua que fluye en la fontana

en el paraíso de tu aliento.

Sus miradas me bastan

Sus miradas me bastan

para entenderme en el cosmos de mí historia

y ponerle una sonrisa a mí espanto.

En manantiales de vidas nuevas

llegaron las ráfagas del viento,

cortejadas por ángeles divinos

susurran a mi oído,

la felicidad de las dos.

Me quedo suspendido,

entre nubes grises y blancas,

y en el vacío de mi alegría,

ángeles divinos recogen mis sonrisas.

El mundo junta almas en el universo,

y pinta mirada de amor,

invisible y generosa,

percibe los misterios,

y el recuerdo trae sus miradas.

Cenando con mentirosos

En el filo de una ladera

me abrigo a contemplar el silencio,

dibujado en retratos de mentiras,

donde aves de rapiña lamen los restos,

de seres girando en círculos,

enmascarados como bufones,

celando la virtud.

Danza de miradas farsantes

se precipitan unas a otras,

y en carruseles de anfiteatro

vomitan apariencia.

Todos alrededor de aquella mesa

elevan una copa de vino,

celebran su propia leyenda.

¡A ti!

te observo,

con tu estampa de castidad simulada.

¡A ti!

te observo,

con tu figura de caballero de pasarela

con traje de noche rentado.

Igual, elevo mi copa de vino

y sarcásticamente rio, pues sé que estoy

cenando con mentirosos.

Amor eterno

Un rostro dibujado con tu encanto,

apareció fungido en las notas musicales

de unos versos.

Tu mirada fusionada con la luna,

hacia latir tu nombre,

en el espacio de aquel árbol,

que hoy tiene mutilado sus recuerdos

Y tatuado un canto perdido en el tiempo.

Miro la distancia que separa este momento,

de aquel instante,

en donde cruce la pleamar de tus deseos

y salte al abismo de tus versos.

Recuerdo,

el amanecer en el acantilado de tu alma,

donde cobije tu espíritu con rayos de sol aquel verano

y flores y hojas arrojadas al viento.

Aquella serenata que nos dio el mar,

aún late en mi memoria,

confundida en el sonido de una ola

que amanece a la orilla de este canto.

Miro al cielo,

y te encuentro,

dibujando amor entre las nubes,

y recogiendo las lágrimas de mis ojos,

que caen en tu sepulcro

germinando mi amor eterno.

Mis palabras sembradas a tu oído

detienen el sol para mirarte,

y la luna disfruta la danza del amante,

al ver mis besos vanidosos

desnudar la geografía de tu alma.

Quédate quieta, respira,

escucha el sonido de un corcel,

galopando a media noche

sollozando a medio día.

Escribe en el pergamino

de tu mente, nuestro idilio,

dibújalo en idiomas confusos

para luego huir,

al destierro de mi amor.

Amor del alma

El amor del alma,

traspasa la barrera de lo cósmico,

espera en silencio,

arrebatándole minutos al universo.

Es un amor que acaricia el perfil del tiempo,

como el viento acaricia el otoño

arrebatando sus hojas,

para eternizar la noche.

El amor del alma,

es aquel que no exige retornos,

que entrega verdades,

que escribe en versos,

y luego se duerme aferrándose a sus sueños.

Pasiones desbocadas

Como una hoja al viento

que vuela en horizontes azules,

mi aliento recorre el perfil de tus labios,

como lluvia que abraza rosas y claveles.

Como un volcán enardecido,

transpiro sobre tu cuerpo,

gotas de energía engalanadas,

y pasiones de lava que se las lleva el mar.

Como potro desbocado,

muerdo la gota de tu aliento,

llego a la orilla de tu puerto,

y anclo mi barca al regazo de tu vientre.

Aprieto mi pluma y escribo caricias,

eternizo tu cuerpo,

y con tinta que emana de mis labios,

dibujo la sangre apasionada de mi cuerpo.

Amor de amanecer

A la penumbra de un farol suspendido en las sombras del infinito,

la mañana desnuda la noche,

enamorando el rostro de un nuevo día

con esperanzas recién paridas.

Aborta la ausencia de sonido,

y deja sin vida el suspiro,

resucita el último reflejo de la luz de la luciérnaga eterna,

y rinde su pasión al abrazar ardiente del sol.

Las aves dialogan con querubines en el cielo,

cobijadas bajo el dormitar del viento,


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-13 show above.)