include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Alma Pura by , available in its entirety at Smashwords



Edición de portada: Eliécer José Mora Vega. (Todos los créditos para él).













ODM Vega



ALMA PURA

















Nota del autor

Nací en 1995, bajo el nombre de Óscar Domingo Mora Vega de ahí mi seudónimo ODM. Vega, seguidor de los trabajos de JRR. Tolkien y George RR Martín decidí que mi seudónimo sería parecido, si bien mi estilo literario y de escritura no sería tan apegado al de ellos, no cierro la posibilidad de algún día poder escribir una obra de literatura fantástica que encasille un héroe y grandes villanos. Soy de origen costarricense, de padres sencillos, humildes y trabajadores. También soy seguidor muy de cerca de los antiguos maestros de la generación Beat en especial al señor Jack Kerouac y la señorita Elise Cowen, quienes con su poesía me decantaron por su talentosa virtud de expresión, ante sus fríos desvelos y palabras crudas, quede encantado, pero más que todo fascinado por este movimiento que se alzaba en la década de los 50, la gran generación beat. Hablar de libertad sexual, drogas y otros paradigmas de la época repuso una gran revolución en aquel entonces, aun ahora es poco común ver poetas que usen ese tipo de crudeza en sus palabras al momento de denotar un poemario, las personas están más guiadas por grandes nombres como Pablo Neruda o Federico García Lorca, nombres que con solo nombrarlos ya hacen recorrer un escalofrío bajo la espalda. Pero no soy tan seguidor de sus trabajos, aunque si los conozco. Más si debemos hablar de verdadera influencia hay dos personas que encarecidamente me hicieron ver la poesía de otra manera, el primero James Douglas Morrison, mejor conocido por su nombre artístico Jim Morrison en su paso por la banda de The Doors y en su etapa de poeta que sin duda no dejo una marca tan remarcada como lo hizo en su fase de cantante, pero de alguna manera el que siga muy de cerca a ese gran personaje como lo fue el Rey Lagarto sabrá que como poeta y perseguidor de la verdad sobre la vida, indubitadamente fue alguien único. Y el segundo y última referencia de mis connotaciones sobre poesía, sería el gran maestro, escritor y poeta James Dennis Carroll, mejor conocido como Jim Carroll, el poeta punk como fue llamado en vida, icono de New York e indudablemente uno de los artistas y poetas más referentes para mí. Quien fuera heredero de la generación beat, sin lugar a duda alguna es y será el poeta que más me haya inspirado e influenciado, larga vida al Catholic Boy.





Kata ton daimona eaytoy (Κατά τον δαίμονα εαυτού) / Fiel a su propio espíritu o recuerdo del héroe llevado por su demonio. (Epitafio, Jim Morrison, 3/6/1971, París)

´´Cuando la diversión muere, se convierte en el Juego.

Cuando el sexo muere, se convierte en el Clímax.

Todos los juegos contienen la idea de la muerte.’’ (Jim Morrison. Los señores, 1969)





When the spirits crows too large for the body are called home / Cuando el espíritu cante más fuerte que el cuerpo, ambos serán llamados hogar. (Epitafio, Jim Carroll, 11/9/2009, New York)

´´Siempre habrá un poema, treparé hasta arriba de él y me vendré, dentro y fuera del tiempo/ Ladeando ligeramente la cabeza/ y al terminar me sacudiré y me fundiré luego/ en su cuerpo, su blanda piel. ´´ (Jim Carroll, 1998)





´´Todos caminan en la misma dirección.

Marchan por las mismas vías, mientras yo navego en una nube en dirección contraria afectando al universo.

Levántate y contempla como cambio la historia. ´´

(ODM. Vega, 2018)













Poema 1

Mientras me percate de todo lo que hay en torno a mí.

Mientras caminen por delante de mí, mientras me inspiren sus cuerpos vacíos y mi mirada divague en sus dulces pupilas mustias buscando la fortuna de los astros, pero solo encuentren la implacable nada, mientras perciba el hoyo negro que consume todo dentro de sus consciencias.

Atados a las molestas deprecaciones en las que se regocijan, sin sentido ni coherencia saldrán de sus bocas por las noches antes de yacer en cunas de trigo.

Mientras intente hallar el conflicto en las conversaciones a las que fuerzan realizar, un poco de dictadura en sus saludos obligados y sus vidas llenas de lo monótono y melancólico.

Y piense en la tristeza que guardan, y me percate que no hay nada, todo está ausente. Solo un desenlace fortuito.

Que no tenemos la suficiente erudición ni una prueba reveladora.

No hay un nirvana presente, no hay liberación de la mente, ni liberación de estas cadenas, ni ninguna liberación. Cuando solo la discordia subsiste.

Y lo único que puede resolverlo sea la iluminación de la consciencia, el amor puro, no un Dios de traje ni papel con un valor que te ate.

Mientras todos marchen por las mismas vías, yo navegare en una nube afectando el universo.















Poema 2

Sobre el tejado de un consumido edificio, yací en el frío y desgastado suelo para mirar las estrellas y tener pensamientos indebidos, el viento soplaba tan fuerte que sentía como se mecía la edificación de izquierda a derecha.

Deseando seguir siendo joven, teniendo la esperanza de perderme en los ojos del universo y ser tragado por un hoyo negro para ser encontrado por una deidad que me explicara el significado de la vida y al final venirme sobre las estrellas.

Así de infinito quería ser.

Pensé en si Dios era una mujer o un hombre, o simplemente un hermafrodita que se toca y eyacula estrellas, planetas y cometas.

Un divino orgasmo, quizá eso significa el universo y la vida en sí.

Un orgasmo infinito.































Poema 3

Hay un gran vacío en la filosofía que he creado, mientras duermo en las alcobas desvanecidas de arcaicos bloques.

Plebeyos aquellos que osen indignar y profanar la sabiduría de la calle, la más sabía, la más pujante.

Todo es un dogma de infinidades nefastas, la filosofía de las avenidas comienza con la enseñanza de ir contra todo, de querer ser puro e infinito.

Es la cura a la necesidad de la ruptura total con el orden establecido de aquellos que abrazaron el escándalo y a quienes fácilmente encontraron pensamientos y amor libre en los pasajes del consumo de narcóticos.

Cuerpos desnudos, eso termina siendo al final, cuerpos desnudos que anhelan vivir, persiguen la muerte, entre la nada, pero desean vivir.































Poema 4

Describe el fuego intenso que sientes en la garganta al entablar una plegaria, la melancolía que alberga recitarla, las tristes memorias que se guardan en un cuarto oscuro.

Caído en un suelo que arde como la lava beatífico rezumar , fugaz éxtasis de serenidad.

Me rodeo de cuerpos desnudos y fijo la mirada en el espacio en blanco que ahora encierra a mi mente – Divina plegaria – un trance ocioso, el espacio se empieza a cerrar, el universo se está desvaneciendo.

Estoy nadando en el unísono deteriorado – el ruido se ha detenido – entonces mis propios sonidos sincopados aparecen, están repletos de cuerpos celestes.

Un big bang se siente por mi cuerpo – armonía y paz – soy el resultado de un pensamiento, he muerto varias veces para poder encontrarme.

Parte de los pensares de una mente suprema, de una constelación errante que yace en mi consciencia dentro de un cuarto oscuro.































Poema 5

En mi reflejo he encontrado el retrato de un ser osado.

Todo ha cambiado cerca de mí, la distorsión del reflejo me lleva al otro lado del espejo.

Me pierdo entre cuatro paredes de mis cavilaciones, una realidad diferente entre el rostro demacrado de mi cuerpo yacente al otro lado del reflejo humano consumido por una vida ajena a la que no perteneces.

Deseando querer vivir siempre refugiado en sueños ingratos de una felicidad falsa, Oh ser osado, porque nos hacemos daño sí somos el mismo sujeto.

Recorro las cuatro paredes, todo fluye como gotas de sangre que se desbordan por tus ojos, Oh ser osado, cuando calmaremos las ansias de morir jóvenes.

Comprendo que seas un espectador dentro del espejo, pero como Alicia he recorrido una larga travesía, he matado al conejo y ahora me escabullo por la visión que me presenta el ropero que reposa en mi cuarto.

Y al otro lado el nirvana, ola de seducción, pecaminoso destello de agua fría que baja en la última etapa, cuando despiertas de esta realidad falsa.



























Poema 6

El humo es mí deseo más impuro.

Un arcoíris de grises matices desgastados por el aire que se inhala y desprende a la muerte.

Lleva cierto aroma a melancolía.

Pecado el arte de ser humano.

Divino pecado que se presenta tan placentero en el útero de las mentes más brillantes.

Artistas del fruto prohibido.

Sienten el frío beso de la muerte.

Poso ante mis labios el filtro del cigarro, el humo sigue siendo mi deseo más impuro.

Asimilo lo que pienso.

Impulso de un hombre vicioso.

Reflexionando al son de la última melodía perdida del sonido de mis pulmones muriendo.

Pero ahora lo entiendo.

El celestial gigante que acurruca la ciudad, muere en las fronteras del puente elevadizo que te saca de esta imagen de sentimientos encontrados en el humo del cigarro que vuelca mi mano derecha al llegar al filtro de su desgaste eterno.



























Poema 7

Todo tiene un origen.

Y este comienza entre las pobre cubiertas azules de los carros con un aura idealizada, la suerte está en quien lance los dados.

Vengo del oeste donde el viento suplica una gota de agua, pero el tiempo, la vida en sí se encuentra en un estado de pausa.

Como una burbuja en el limbo pronto a explotar,

Las avenidas se encuentran abarrotadas.

Pero siento que puedo ser incorpóreo o diminuto, que puedo convertirme en un coloso y alcanzar los cielos, lucrarme del polvo de estrellas.

Hacer una raya estelar y terminar con sangre cósmica bajando por mi nariz.

Vengo del oeste donde la calle nos consumía.

Entre el asfalto frío del hedor de las infancias corrompidas.

Albergados en un pequeño rincón idealizado por los matices de ser geniales.

Mientras esperan su turno para amanecer grises entre los ripios de una ciudad depravada por infancias destruidas.

Todo tiene un inicio.

Como un desierto de mierda, cubría la calle cerca del hotel de las putas, que entonaban su famoso saludo a señores regordetes que caían como plumas.

Días más grises seguramente habrán visto aquellas calles.

Días más oscuros habrán presenciado.

Pero nadie voltea a ver un lugar de ruinas y papel donde los dados han caído.

Todos ahora duermen teñidos de grises.

Mientras clamo a los muertos, deseando descifrar sucesos que encierran otros orbes, dentro de los pasajes de mi subconsciente y conectar los dédalos que obstruyen la mente.

Estoy volviendo atrás en todas direcciones, presenciando los viejos sucesos que alguna vez enaltecieron a terceros.

Estoy en todos lados, me siento omnipresente.















































Poema 8

Al otro lado del alboreo, oda de poesías, me siento solo en los sigilos del mundo y tentó a esconderme en los murmullos de cada verso y prosa.

Me resguardo de la tormenta, me albergo en las ánimas chorreantes.

He malgastado el alba, ahora nadie me perdonara.

Sigo el ritmo de las olas, suavemente conducido por el color del agua que cambia de azul a verde.

Déjame escucharte, penoso y argentado me hablas de un Dios.

Pero terminas contando como es que fantaseas esta noche, embalsamando tus pecados en las frías olas, tan solo seguimos el ritmo que llevan.

Su color cambia de verde a azul, me hablas de lo inmaculado y lo divino.

Gallardamente suspiro, soy un muerto recién nacido.

































Poema 9

Me siento algo liviano.

Seguro que así se sienten las hojas de los árboles que se mecen antes de caer.

Deben sentirse tan frágiles.

Tan lentas.

He adquirido una extraña sabiduría entre estos muros de acertijos.

Estoy en trance por el poder de la doctrina.

Un sueño extraño donde me embarco en un viaje psicodélico.

A través del cielo azul intento pintarlo de negro, pero las estrellas me lo impiden.

Puedo descifrar el ojo de Dios mirándome desde la otra esquina, llamando al amor como el cumplido de nuestra culpa.

Liberando la divinidad que hay en mi cuerpo.

Mientras me encierra en un bucle de tiempo.

Me reencuentro en el quinto infierno, un altar en el silencio.

























Poema 10

El alquitrán del lienzo gris, busco color con que pintarte.

Dos cuerpos, una cama y la sabiduría de dos almas, nebuloso veredicto.

Placer y lujuria, pecaminoso reencuentro de la luna y el sol, eclipse jubiloso.

Tu vulva me llama, mientras mi lengua te traspasa.

Tu cuerpo es lo que necesito para completar mi propia realidad.

Ojos en blanco, placer infinito.

Espejos destellantes, ideas liberadas.

Luceros de juventud, orgia de palabras.

Sembramos la semilla de la duda, recorro con mi lengua lo que guardas entre las piernas.

Sobre el alquitrán de lienzo gris, busco como pintarte.

Desnuda y apasionante.





























Poema 11

Recorro la segunda avenida de esta gran capital, estoy cerca de la calle 8.

Dos niños corriendo.

Seguro que se han robado algo, llevan un bolso entre sus brazos.

A la gente no le importa, siempre pendientes de sus compras.

Entre el medio de la multitud, la víctima.

Su estado mental seguro que ahora le desvaría, pero sigue caminando por la ciudad sin un destino definitivo, lo haces mecánicamente como controlado por el poder que infunde el miedo cuando un niño de diez años corre con tu bolso y te ha sacado un arma.

Tu estado mental ahora demudado por el conocimiento de la verdadera realidad de la calle.

Los demás tan solo están pendientes de sus compras, no les importa lo que ocurra fuera de sí mismos.

Te sientes atrapado entre las paredes y el miedo que infunden los enormes edificios, como si un gigante vestido de traje meciera los carros de un lado a otro mientras los niños corren, corren por sobrevivir, roban por sobrevivir, sobreviven.

Y por tú mente pasa el inaudito pensamiento de que el mundo es insensible, pero solo tú mundo lo es, el de ellos es el mundo real, donde no hay motivos para fallar.

Si erras mueres si corres sobrevives.





















Poema 12

Entono una canción a las puertas de la filosofía y miró de reojo al hombre inconforme tal como desea verse: una inconmensurable extensión de lo afanado, de lo sublime.

Ora al pecado – la puerta del alba – regocijémonos con las primeras luces del amanecer.

Un espejo entre el espejo, reflejo de la infinita misericordia del hombre.

Alivia el mundo, resuelve el laberinto de tu mente.

Sexualidad activa – la puerta del placer – el Olimpo en tus sabanas, gradación de orgasmos blancos.

Probemos los límites de la realidad.

Mente prisionera – la puerta de la razón – explora el sin sentir de los sentidos, aquí en el espacio sin fin somos parábolas de lo innecesario.

Dejemos atrás la nada – la puerta del Ámbar Filosófico – enfrentémonos al silencio.

Libérate de las razones por las que quieres llorar, antes de que te deslices por la inconciencia del tiempo.

Abramos las puertas y miremos estupefactos lo bienaventurados que podemos ser.



























Poema 13

Somos las joyas de la ciudad, levántate y contempla como cambio la historia.

Empiezas creando tu propio lugar de estar, el sostén de la raíz.

Comprender el conocimiento, adopto la postura del loto.

Saludo al sol, alcanzo lo eterno.

La realidad de lo absoluto, como una gota que rebasa el mar.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-20 show above.)